Sa Caleta Tenerife

Nos pinchamos otra vez

Hoy queremos hablaros de un tema espinoso… hoy os hablamos del ERIZO DIADEMA o también conocido como ERIZO DE PÚAS LARGAS. (diademasp.)Hasta no hace mucho tiempo se pensaba que este erizo es una especie invasora, que llego desde el mar del caribe, pero los estudios de ADN han demostrado que el erizo diadema que habitan en el mar de canarias y el resto de islas de la Macaronesia son autóctonos de la zona.
El erizo de púas largas pertenece a la familia de los Equinodermos, pueden alcanzar con sus finas púas hasta 40 cm de diámetro y habitan desde los -2 metros de profundidad hasta los – 50 metros. Su alimentación es a base del alga que crece en las rocas, es de hábitos nocturnos y durante el día se les ve escondidos en grietas y agujeros del fondo rocoso.
Su tipo de alimentación y su sobrepoblación están haciendo estragos, sobre todo en los fondos de las Islas Canarias y Madeira. La gran masificación de estos erizos está creando grandes praderas de roca “pelada”, roca totalmente desprovista de alga, estas grandes superficies de rocas blancas son conocidas como “blanquizales”.
La falta de algas lleva a su vez la falta de cobijo para pequeñas crías de multitud de animales, lo que está afectando a la biodiversidad de estos mares.

Como siempre el único responsable…el ser humano, durante décadas se ha pescado indiscriminadamente a todos los enemigos naturales de los erizos de lima, como puede ser el pejeperro, tamboril espinoso, el gallo cochino (pez ballesta) entre otros, algunos de ellos para alimentación y otros como las grandes estrellas de mar para la venta como souvenir. Todo esto ha destrozado el delicado equilibrio que existe en el medio marino y como consecuencia…. Los blanquizales.
Y es ahora, cuando el erizo tiene una población exageradamente alarmante, cuando nos echamos las manos a la cabeza.

Desde hace algunos años se están realizando en Tenerife y el resto de las islas, erradicaciones del erizo, campañas promovidas desde el Gobierno De Canarias y distintas organizaciones apoyadas por centros de buceo, en zonas controladas para intentar erradicar lo que ahora es una plaga, pero como todo, siempre están los detractores de estas técnicas de erradicación, nunca llueve a gusto de todos.

La costumbre del “machaqueo” extendida por los buceadores en las islas canarias, a pesar de lo que digan, parece que está dando sus frutos, y desde nuestra ignorancia de la biología notamos que en los fondos de Tenerife, en las zonas de buceo donde pasan buceadores habitualmente molestándose en sacrificar algunos erizos, el alga vuelve a crecer y los blanquizales van desapareciendo poco a poco.

Pero esto será una batalla perdida si no se dejan de capturar los depredadores naturales de los erizos. Desde Sa Caleta Tenerife queremos hacer un llamamiento a todos para recuperar el equilibrio perdido. Este es un problema de todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*